16 d’octubre de 2012

Pistas para un catequista


Catequista es ser una persona de fe que confía en la Palabra de Dios, que da testimonio de su experiencia divina, que busca los momentos de oración y, porque sabe que es débil, intenta saber más y mejor, a través de la formación, de lo que la Iglesia le confía.


1. La fe. El catequista no enseña sólo por la palabra. Su fe, si es viva y vivida, es el mejor vehículo transmisor para que, los niños o los jóvenes, intuyan lo que es creer en Jesús.

2. La Palabra de Dios. El catequista no habla de sus cosas. Desarrolla su actividad “en nombre de”. La Palabra de Dios, no ha de faltar antes ni después de una buena catequesis. Es la luz que ilumina.

3. El testimonio. El catequista ha de establecer y buscar un acorde, lo más perfecto, entre lo que es, dice y hace. Si demuestra, con sus obras, que cree en Dios, las palabras no serán ni necesarias. El humo denota donde está el fuego.

4. La oración. El catequista sabe que su poder de persuasión no reside en él. Hay una fuerza suprema, Dios, que es quien le orienta y hará que fructifique todo a su tiempo.

5. La formación. Nadie posee el todo por ciencia infusa. Un catequista sin formación, es un catequista que corre un serio peligro: la relajación, el error o el relativismo.

Javier Leoz 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada