La felicidad no está en la otra orilla



¿Por qué miras siempre hacia el otro lado?
¿Por qué piensas siempre que los otros, Amigos, conocidos y vecinos son más dichosos?, y dices con ligereza:
"A los otros les va mucho mejor, y yo doy
lo mejor de mi y no llego a nada".
 
La otra orilla siempre es más bella.
Yace muy lejos.
Como petrificado, miras fijamente
hacia la bella claridad.
Jamás tuviste en cuenta que también los de la otra orilla te observan y piensan que posees mucha más felicidad, pues ellos sólo ven tu parte agradable.
 
Tus pequeñas y grandes preocupaciones no las conocen.
Vivir feliz es un arte, para ello conviene sentirse satisfecho...

"La felicidad no está en la otra orilla,  está en ti".

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Dinamiques per a la catequesi

¿Qué enseñar en los cursillos prematrimoniales?

El reloj cuaresmal