5 de juliol de 2012

La adversidad



A veces llevamos una ruta que realizar y surgen situaciones que nos hacen parar la marcha.
En ocasiones ese "cambio de planes" es sencillo pero otras veces ese parón en el camino se convierte en un verdadero problema por resolver.
Cuando encuentres obstáculos que te impidan seguir caminando ¡detente!... analiza la situación nueva e intenta buscar una solución al alcance de tu mano.
Si te detienes y te estancas no avanzarás, pero si buscas otras vías es posible que puedas llegar por fin a tu meta aunque tengas que dar rodeos.
Los caminos trazados no existen, cada uno vamos dibujando nuestro propio trayecto desde aquello que pensamos, vivimos y creemos.
"Los caminos de Dios son inescrutables" y a veces aquello que para nosotros es un problema se puede convertir en un trampolín para alcanzar la felicidad.
Lo importante es caminar, seguir caminando y siempre caminar porque... cuando luchas por un objetivo concreto te acercas progresivamente al éxito de tu propio esfuerzo por ser fiel a Dios y a ti mismo.

Encar_AM

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada