6 d’abril de 2012

Via Crucis de Divendres Sant



VÍA CRUCIS
                                                                                      
                                                        
Saludo
 Puestos de pie:
 En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
  Sacerdote o laico que presida
 Vamos a comenzar este Vía Crucis siguiendo el camino de Jesús que le lleva a la crucifixión.
Estamos aquí, ante esta cruz, dispuestos a acompañarlo. 
Queremos vivir, paso a paso, estos momentos del Señor, que llegó a ser la culminación en su entrega .
La cruz es la realización plena de todo lo que él hizo. Porque el amor del Padre sólo se halla aquí: en la debilidad de una vida vivida amando totalmente, sin ninguna reserva ni protección.
Preparémonos, pues, para vivir, muy intensamente, la pasión y muerte de Jesús. 
                                                                           (Silencio breve)
 OREMOS  Señor Jesús, que asumes el dolor,
aceptas el sufrimiento y superas la tristeza última;
concédenos sensibilidad y vigilancia para acompañarte
siempre en los hermanos que sufren,
o están tristes y abandonados;
danos la fortaleza necesaria para beber, a ejemplo tuyo,
el cáliz de la voluntad divina.



 PRIMERA ESTACIÓN JESÚS ES CONDENADO A MUERTE
 Te adoramos Cristo y te bendecimos que por tu santa Cruz, redimiste al mundo
 Monitor 1
 Mientras lo acusaban los sumos sacerdotes, Jesús no contestaba nada. 
Entonces le dice Pilato:
- ¿No oyes cuantos cargos presentan contra ti?
Él no contestó, una sola pregunta, de modo que el gobernador estaba muy extrañado. Al ver Pilato que todo era inútil y que al contrario, se estaba formando un tumulto, tomó agua, y se lavó las manos en presencia del pueblo diciendo:
- Soy inocente de esta sangre.
  Monitor 2:
 Es lo nuestro Señor: lavarnos las manos y andar limpios por la vida. 
De sucios que vayan otros.   Nosotros, de señores.  Nosotros, en sillones, otros en el ban­quillo.
¡Qué juego tan sucio!.
¿Qué piensas, Señor, de nuestra justicia? ¿Qué piensas de nuestros jueces, de nuestros abogados?.
¿Te sientes muchas veces condenado en las causas de los pobres?.
Cuanta sangre derramada de gente inocente, condenados a lo largo de la Historia....
A Ti, te condenaron en nombre de Dios y en nombre del orden..., así es la vida.
- Por todos los hombres buenos, que son eliminados a causa de su fidelidad.
- Por los que van de limpios por la vida, ensuciando a los demás.
- Por quienes sufren condenas injustas.
- Por los que marginan o eliminan a los demás.
 ¡Señor, juzgado y condenado a muerte, ten piedad!
 Puestos de pie, cantamos:
 Canto:           CAMINARÉ EN PRESENCIA DEL SEÑOR (BIS)


 SEGUNDA ESTACIÓN: JESÚS CON LA CRUZ A CUESTAS
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por tu santa Cruz redimiste al mundo
  Monitor 1
 Entonces Pilatos se lo entregó para que lo crucifica­ran.
Tomaron a Jesús, y Él, cargando con la Cruz salió al sitio llamado de la Calavera (que en hebreo se dice Gólgota) donde lo crucificaron, y con Él a otros dos, uno a cada lado, y en medio a Jesús" (Jn. 19)
  Monitor 2 
La ciudad no es para ti; sal fuera.  Que la ciudad siga en fiesta, que nadie turbe nuestra vida, que nadie altere nuestra raza, que no vengan de fuera y nos quiten el puesto de trabajo, que esté todo en orden. 
Lo nuestro es subir, tener, disfrutar... ¡cómo sea!
Naciste en la periferia, y en las afueras morirás. 
Nos gusta más nuestro mundo que tu Reino, sencillamente, no sirves para nuestro mundo.
Lo tuyo es la Luz, nosotros nos movemos mejor en la penumbra.  Vete.
 Jesús, te pedimos que vuelvas.
- Que no se nos apague la luz que tú encendiste.
- Que no se nos acabe tu agua viva. Pero si tienes que irte a la muerte, que no se nos borre el camino.
Jesús de la cruz a cuestas, no te echamos; vuelve.
Puestos de pie, cantamos:
 Canto:    Perdóname Señor, y olvida mis errores que yo quiero cambiar, mis equivocaciones (BIS)

 TERCERA ESTACIÓN: JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ.
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
 Monitor 1 
“Cargado con nuestros pecados subió al leño, para que, muertos al pecado, vivamos para la justicia. Sus heridas nos han curado". (I Pet.2)
  Monitor 2 
Primeras caídas.  Las primeras copas, las primeras caladas; la primera huida de casa; la primera traición al amor, la primera cobardía; la primera ausencia de la Iglesia; las primeras monedas de un negocio sucio; el primer desprecio a lo humano; la primera negación a Dios.
  ¡Cuántos nombres, tienen la primera caída!
Y los que empujan, Señor.  En los empujones siempre caen los más débiles.  Nos enseñan a ser agresivos; a abrirnos paso, empujando; a subir, empujando, y, ¡a cuántos tiramos por el camino!. ¡Cuántos niños, jóvenes, adultos y ancianos caídos!.
Jesús, caído, a los débiles, levántanos.
A los que vamos de fuertes por la vida, derríbanos.
Y en nuestras caídas, míranos.
 Unos minutos de música sacra
De pie.
CUARTA ESTACIÓN : JESÚS ENCUENTRA A SU MADRE
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por tu santa Cruz, redimiste al mundo
 Monitor 1 
Vosotros, todos los que pasáis por el camino mirad y ved, si hay dolor semejante al dolor con que soy atormentada, con que el Señor me ha herido....
Una inmensa procesión de dolorosas cruzaba la tierra.  Era un silencio de luto, como una tormenta contenida, a punto de estallar en lágrimas y lamentos. 
¡Hijo mío!
 Monitor 2
Miles y miles de niños, mueren de hambre, junto a los pechos vacíos de sus madres.
¿Quién ha enloquecido a mi hijo con la droga?
¿Quién se llevó a mi hija?  Era una niña.  Prostitución de menores.
Mi hijo se está hundiendo. ¡Es el paro! ¡Es el alcohol! ¡Es el juego! ¡Es la calle! ¡Es la cárcel!
Madre Dolorosa, acércate al dolor de estas mujeres que contemplan, como tú, destrozadas a los hijos de sus entrañas.
Madre Dolorosa, contempla el desamparo de tantos seres humanos, hijos también tuyos, que van solitarios por el mundo con la cruz a cuestas.
  Puestos de pie, cantamos:

 Canto:            Ama Maite María.........
                        Ama Maite María, Egiguzu Lagun,
                        Zure Bitartez Jesús,
                        Ikusi Dagigun (BIS)
QUINTA ESTACIÓN: EL CIRINEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR LA CRUZ
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por y tu santa Cruz, redimiste al mundo.
Monitor 1 
  Terminada la burla, le quitaron la púrpura y le pusieron su ropa.  Y le sacaron para crucificarlo.  Y a uno que pasaba, Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo, lo fuerzan a que le lleve la cruz"  (Mc. 15)
 Monitor 2 
Déjame que cante, Cirineo de cualquier camino, a tus manos llagadas, 
a tus hombros encorvados, a tu corazón de hombre, a tu cuerpo de hermano:
 - Porque tú eres pan del pobre.  
- Agua del sediento.  
- Refugio del caminante.  
- Casa del vagabundo.  
- Bálsamo del herido.  
- Libertad del cautivo.
Préstame tus ojos, que yo quiero ver como tú, a Dios en cada persona.
Préstame tus brazos, para echarme al hombro la cruz del niño, del viejo...
Dame, Cirineo, tu corazón de hombre.
Ya no sé de quién es la cruz que lleváis ¿es la tuya o la de Cristo?. 
Ya no sé quien es el Cirineo, si tú, Simón, que vienes del campo, o Él, que vino del cielo.
Pregunté y me dijeron que era Dios el Cirineo del hombre, que era Simón el Cirineo de Dios.
Cristo y Simón con la cruz a cuestas: que no se canse ese voluntario generoso que aprendió de vosotros a ayudar con sencillez a los hermanos.
   Puestos de pie, cantamos:
Canto:    Con vosotros está, y no le conocéis........
               Con vosotros está, y no le conocéis
               Con vosotros está, su nombre es el Señor
 SEXTA ESTACIÓN: LA VERÓNICA ENJUGA EL ROSTRO DE JESÚS
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por  tu santa Cruz redimiste al mundo.
  Monitor 1
  “Lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado de los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultan los rostros, despreciado y desestimado."  (Is.52)
 Monitor 2 
Fue sólo enjugar unas lágrimas, y los ojos de aquel niño me regalaron una sonrisa.  
Fue un café caliente, y su rostro de hombre cansado recobró la vida.  
Cúbrete con mi abrigo.  Y él miró y me dijo: gracias, amigo.
Luego recordé en aquella cara la Santa Faz de Cristo.
Y qué poco fue lo mío: mi pañuelo, un café, mi abrigo.
Y él me regaló la vida.
Enséñanos, Jesús, a gastarnos en pequeños gestos sencillos.
Que nunca nos falten estas buenas mujeres sin nombre, que enjugan lágrimas  y alivian cansancios.
Dales tú, la recompensa que le diste a la Verónica. Que brille en los pobres tu rostro para ellas.
 Puestos de pie, cantamos:
 Canto:         Un mandamiento nuevo nos dio el Señor.........
                     Un mandamiento nuevo nos dio el Señor
                    que nos amaramos todos como El nos amó (Bis)
SÉPTIMA ESTACIÓN: JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por tu santa Cruz , redimiste al mundo
 Monitor 1  
El Señor Dios me ha abierto el oído; y yo no me he rebelado, ni me he echado atrás.
Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, la mejilla a los que mesaban mi barba.
No oculté el rostro a insultos y salivazos.
Mi Señor me ayudaba, por eso no quedaba confundido, por eso ofrecí el rostro como pedernal, y sé que no quedaré avergonzado. (Is. 50)
  Monitor 2 
¡Cuántas piedras en el camino, y cuántas charcas.  Y cuánta debilidad.!
- Parecía que ya levantó cabeza y...¡otra vez la depresión!.
- Ya estábamos saliendo y...¡él cayó enfermo!.
- Seis meses sin beber y...¡no aguantó más.!
- Dos años sin picarse y ...¡malditas fiestas!. Otra vez enganchado.
- Parece que iba bien y...¡de nuevo le ingresaron!.
  Otra vez...  otra vez...
 Esta segunda caída de Jesús es el cuadro del desencanto, de las ilusiones marchitas. 
En otro tiempo tú eras el fuerte, Jesús.  Y una palabra tuya ponía en el camino a los tullidos y levantaba el ánimo a los hundidos.  Y decías: que si a alguno le pesa la vida, que venga a ti. 
Eran otros tiempos.  Ahora te has adentrado en el poder de las tinieblas.  Eres débil como cualquier mortal.
Pero es tu debilidad nuestra fuerza.  No nos has salvado con un poder de superhombre, sino con la actitud paciente del humillado, del hundido, del que lo ha dado todo por los demás, sin esperar recompensa.
 - Con tu debilidad, fortalécenos.
- Con tu hundimiento, levántanos.
- Por tus caídas, sánanos.
  Unos minutos de música sacra
 OCTAVA ESTACIÓN : JESÚS REPRENDE A LAS HIJAS DE JERUSALÉN
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por tu santa Cruz, redimiste al mundo.
  Monitor 1 
  “Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se daban golpes y lanzaban lamentos por El.
Jesús se volvió a ellas y les dijo:
- Hijas de Jerusalén, no lloréis por mi; llorad por vosotras y por vuestros hijos" (Lc. 23)
  Monitor 2 
Que nos llore el corazón,
- ante un niño sin pan o sin juguetes,
- ante un anciano en soledad,
- ante un drogadicto y un alcohólico,
- ante una madre enferma,
- ante una joven prostituida,
- ante una familia sin techo,
- ante un matrimonio roto.  

- ante un hermano asesinado.
 Que nos llore el corazón arrepentido para limpiarnos de egoísmos, de mentira, de robos, de derroches, de calumnias, de indiferencia, de lejanía de Dios.
Y con la ternura, y la fortaleza para ser eficaces, luchar contra todo aquello que haga llorar de dolor o desesperación a un ser humano.
Enséñanos a llorar lágrimas de ternura, de rabia y de alegría.  Que no se nos seque el corazón en las familias, en las amistades, en los vecinos, en la política, en los negocios, en las iglesias..... en ninguna parcela de la vida.
  Puestos de pie, cantamos:
 Canto:   Danos, Señor, un corazón nuevo, derrama en nosotros un espíritu nuevo
   NOVENA ESTACIÓN:  JESÚS CAE POR TERCERA VEZ
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos, que por tu santa Cruz redimiste al mundo.
  Monitor 1 
"Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango, y tomó condición de esclavo, pasando por uno de tan­tos". (Fil.2)
  Monitor 2 
Has vuelto a caer. Pero hay que llegar. ¡Arriba!.  Llegar, ¿a dónde?
¿Este camino tiene futuro?  Poco queda para morir; qué más da morir aquí o en la colina.  Cuanto antes mejor. ¿Merece la pena levantarse?  Sí, hasta el último momento, la vida es preciosa;  porque se puede amar mientras tengamos aliento.
Arriba Jesús, que falta poco, aguanta.  
- Por los que han caído en su última enfermedad.
- Por los ancianos sin esperanza.
- Por tantos millones de pobres desahuciados, nacidos en el Tercer Mundo, que llevan en sus hombros el peso de la deuda que ahoga sus esfuerzos para vivir con un mínimo de dignidad.
- Por quienes han perdido la ilusión de seguir viviendo.
- Por quienes van arrastrándose por la vida bajo el peso de una cruz insoportable.
 Jesús, desde tu última caída, pon tus ojos en estos hombres y mujeres sin vida.   
Hablabas de enderezar la caña torcida, de avivar la llama de la mecha que ya sólo humea: cúrales, asiéntales, que les brille una estrella de esperanza en su noche.  Levántales.
  Unos minutos de música sacra.
  DÉCIMA ESTACIÓN: JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por tu santa Cruz, redimiste el mundo.
 Monitor 1 
"Los soldados, cuando crucificaron a Jesús, cogieron su ropa, haciendo cuatro partes, una para cada soldado, y apartaron la túnica.  Era una túnica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo. (Jn.19)"
  Monitor 2
 Poco te quedaba ya, a golpes, te robaron la belleza; a calumnias, tu fama; a cobardías, tus discípulos; te arrancaron hasta de la muerte de los profetas, porque en la cruz morían los "malditos".  Te despojaron de todos tus derechos.  Sólo te quedaban cuatro ropas, y se las repartieron como un trofeo.
Entre enriquecidos y derribados anda el mundo.
- Pueblos del Tercer Mundo arruinados. 
- Campesinos sin tierras ni derechos.
- ¡Qué larga es la historia negra de los despojos, hecha de rapiña y de lágrimas!.
- Cuántas fortunas fruto del robo o del engaño.
- En cuántas bellas fincas se escucha el lamento de los pobres explotados.
- Abusos justificados por las guerras; por las sentencias de tribunales sobornados.
- Y esa deuda del Tercer al Primer mundo, ¿quién despojó a quién?
- Nuestras comodidades ¿no serán fruto de un abuso?.
  Señor, que yo prefiera ser despojado, a despojar,  
ser calumniado, a calumniar,  
ser engañado, a engañar,
morir, a matar.
  Puestos de pie, cantamos:
 Canto:      Perdóname, Señor, y olvida mis errores, que yo quiero cambiar mis equivocaciones.
  UNDÉCIMA ESTACIÓN: JESÚS COLGADO DE LA CRUZ
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por tu santa Cruz redimiste al mundo.
  Monitor 1 
Cuando llegaron al lugar llamado  “la Calavera", lo crucificaron allí, a él y a los dos malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.
Jesús decía:
-Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.
El pueblo estaba mirando. (Lc.23)
  Monitor 2 
Estás en la cruz, para bendecirnos.
Estás crucificado como un maldito, para arrancar esa maldición que tienen todas las cruces. 
Estás en la noche, eres noche en tu cruz y alumbras caminos.  
Y así, mirándote, se nos hacen verdad y fuerza aquellas palabras que tú ibas dejando como Palabra de Dios, para que los hombres fuéramos felices:
 - Comparte tu pan con el hambriento.
- No pases de largo cuando alguien está necesitando  tu ayuda.
- Que no se te eche la noche sin reconciliarte con tu hermano.
- No juzgues mal a nadie.
- Sed limpios de corazón.
- Sed pacificadores.
- Sed fuertes en las dificultades.
- Sed cercanos a los pobres.  "Amaos como yo os he amado”
 Puestos de pie, cantamos:
  Canto: "Perdona a tu pueblo, Señor......
  DUODÉCIMA ESTACIÓN: JESÚS HA MUERTO EN LA CRUZ
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por tu santa Cruz redimiste al mundo
 Monitor 1 
Desde el mediodía vinieron las tinieblas sobre toda aquella tierra, hasta la media tarde.  Y en esa hora, Jesús exclamó:
- Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?.
En seguida uno fue corriendo, cogió una esponja empapada en vinagre y sujetándola a una caña, le daba de beber....
Y Jesús, gritando de nuevo con voz potente, entregó el espíritu". (Mt.27)
  Monitor 2 
Le mataron un día de madrugada,
cuando los hombres duermen,
cuando los gallos cantan.
Le mataron un día de madrugada,
machacaron sus huesos una mañana.
Repartieron sus ropas, sortearon su capa,
le mataron un día de madrugada.
Por todos los caminos su voz gritaba
las verdades que hieren,
las verdades que salvan.
Le mataron un día de madrugada.
Le ofrecieron dineros y vida holgada,
por ocultar verdades,
por inventar palabras.
Le mataron un día de madrugada.
El mundo no perdona a quien no engaña.
Arrasaron su casa,
le dejaron sin nada.
Le mataron un día de madrugada.
Pero su voz resuena por las montañas;
seguiremos cantando,
seguiremos soñando,
seguiremos viviendo,
con su Palabra.
   Música
 Nos ponemos de pie
 DECIMOTERCERA ESTACIÓN: JESÚS EN LOS BRAZOS DE SU MADRE
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos, que por tu santa Cruz redimiste al mundo
  Monitor 1 
Los judíos, como era el día de la Preparación de la Pascua, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día solemne, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran.  Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados, con la lanza le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua...... (Jn.19)
  Monitor 2 
Al final, la Madre. 
Cuando todo falta queda un regazo de madre.  Unos brazos, un regazo de madre nos acunaron recién nacidos.  Y unos brazos, un regazo nos recoge cuando lloramos y sufrimos, cuando la vida nos enferma o nos arruina.
Han matado al fruto de tus entrañas. Tu hijo fue un soñador, un poeta, un místico, un luchador.  Se echó a sus hombros la injusticia del mundo, el dolor de sus hermanos. 
Y sus hombros los dobló la cruz.  
Sus manos multiplicaron el pan, curaban, acariciaban, bendecían; pero eran manos crucificadas.
Aquel que saludaron los sencillos como " el fruto bendito de tu vientre" no merecía vivir; por eso le han juzgado y declarado maldito y eliminado.
Yo tampoco soy extraño a esta vida y a esta muerte.
No olvides, María, que agonizante, tu Jesús te dijo que ahora era yo tu hijo.  También le oí que me decía: Ahí tienes a tu Madre.
  Canto:   Ave María
   DECIMOCUARTA ESTACIÓN: JESÚS ES COLOCADO EN EL SEPULCRO
 Te adoramos, Cristo y te bendecimos que por tu santa Cruz redimiste al mundo
  Monitor 1 
Tomaron el cuerpo de Jesús y lo vendaron todo con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos.  Había un huerto en el sitio donde lo crucificaron, y en el huerto un sepulcro nuevo, donde nadie había sido enterrado todavía.
“Y pusieron allí a Jesús."(Jn.19)
  Monitor 2 
Como siempre que escuchamos a Dios, sólo nos llegan palabras de vida: Pueblo mío, yo abriré vuestros sepulcros.
Pueblo mío.  Iglesia mía; Luis, Santiago, Maite, Asier, Lázaro, Marta, María...... yo abriré vuestros sepulcros.
  Y tú, Jesús, remueve la losa de nuestra tristeza y de nuestra depresión que destruye el gozo.  
La losa de nuestro egoísmo, que ha aplastado y ha matado el amor.  
La losa de las esclavitudes de las cosas, de prejuicios, del consumo, del dominio, de la posesión. 
Hemos vendido el alma y se nos ha muerto la alegría. 
La losa del error y la falsedad, del miedo a amar.
Sácanos de nuestros sepulcros a respirar el aire limpio de la nueva creación.  
Con tu muerte has vencido a la muerte. Por tu muerte, danos vida.
 Por las intenciones del Papa: Padre Nuestro, Ave María
  Puestos de pie, cantamos:
 VICTORIA TU REINARÁS

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada